Erase una vez el fuego...